¿Aún no conoces el trabajo de Little Silverback?

  • 0

¿Aún no conoces el trabajo de Little Silverback?

Category : Blog , Entrevistas

El próximo 9 de diciembre la Asociación Conciertos Solidarios organiza un evento muy especial a favor de dos asociaciones, Microbibliotecas y Little Silverback en la Sala La Sal, en Madrid. Con motivo de este concierto solidario queremos conocer más de cerca a una de las causas por las que nos movilizamos, no solo Conciertos Solidarios, sino también muchísimos cantautores a los que, desde aquí, les decimos: ¡¡¡GRACIAS!!! Recordad que las entradas ya están a la venta y las podéis conseguir pinchando en este enlace a través de Notikumi. Pero mientras tanto, vamos a lo importante: ¡Conocer la mágnifica labor de la Asociación Little Silverback!

1. Para comenzar, podríais explicarnos brevemente quién sois y en qué consiste vuestra ONG.

Somos una pequeña asociación dedicada a la promoción educativa en una comunidad del bosque de Bwindi, en la frontera suroeste de Uganda con Rwanda y Congo. En este entorno viven los últimos gorilas de montaña del planeta, de donde viene el nombre de nuestra ONG. Se trata de una zona remota y de difícil acceso en la que las condiciones de vida son difíciles para una población que sobrevive gracias a la agricultura y el turismo relacionado con la naturaleza. Por supuesto, no hay agua corriente ni saneamiento y la electricidad está reservada a los pocos afortunados que se pueden permitir un pequeño panel solar en el tejado de sus casas. Nuestros esfuerzos se centran en apoyar a los alumnos de algunas escuelas primarias de la zona, muchos de ellos huérfanos.

2. ¿Cómo nació Little Silverback?

Little Silverback nació durante un breve viaje por Bwindi. Un día visitamos uno de los orfanatos de la zona y pudimos comprobar las carencias de medios y espacio que tenían que soportar, a pesar de lo cual los profesores y el personal de apoyo estaban haciendo un trabajo admirable. Hablamos con el director y a la mañana siguiente decidimos comprar un terreno para construir un colegio y así echar una mano. La verdad es que al principio no hubo mucha planificación, todo se planteó como algo exclusivamente personal, sin mayores pretensiones. Más tarde nos dimos cuenta de que muchos conocidos nos preguntaban cómo podían colaborar y fue entonces cuando creamos Little Silverback, con el fin de canalizar los fondos que nos iban llegando de patrocinadores y particulares. En cualquier caso, seguimos funcionando de un modo muy artesano, en nuestro tiempo libre y con un gasto de estructura nulo. Incluso los viajes de supervisión o voluntariado se llevan a cabo siempre durante nuestras vacaciones, en las que cada uno se paga lo suyo. Eso sí, hay que tener en cuenta que Uganda es uno de los países más bellos del planeta, por lo que el “sacrificio” de las vacaciones no es tal. Somos básicamente un grupo de amigos con ganas de ayudar.

3. ¿Por qué decidisteis trabajar en Nkuringo?

Como he comentado antes, fue fruto de la casualidad. Si en lugar de los gorilas de Nkuringo hubiéramos visitado los de Buhoma, que está al otro lado del valle, muy probablemente estaríamos colaborando en otro sitio. En cualquier caso, el lugar concreto es algo secundario, estamos muy contentos donde estamos. Nos sentimos una pequeña parte de la comunidad y ayudamos en todo lo que está en nuestra mano.

4. ¿En qué proyectos estáis trabajando actualmente?

De un modo estable trabajamos actualmente en tres proyectos: a medio plazo, la construcción de un colegio para segunda etapa de educación primaria, que dispondrá de ciento veinte plazas (cincuenta de ellas en régimen de internado); por otro lado, el patrocinio de becas para alumnos que acaban la primaria y necesitan acudir a institutos de secundaria fuera de las montañas de Bwindi, donde no existen centros; y, por último, una pequeña estación de bombeo para facilitar el acceso al agua potable tanto para el centro escolar como para los vecinos de la zona. Se trata del primer bombeo de Nkuringo y está siendo de gran ayuda durante los períodos de sequía. En Bwindi llueve torrencialmente en la temporada húmeda pero solo se almacena una mínima parte en pequeños depósitos que recogen el agua que escurre de los tejados de las casas. En la temporada seca los vecinos, principalmente mujeres y niños, tienen que hacer largos paseos, entre dos y cuatro horas, para buscar agua en los arroyos del fondo del valle. Una instalación como esta supone una mejora considerable para la comunidad.

5. ¿Con cuánta gente cuenta vuestra ONG?

Habría que distinguir entre socios, colaboradores y también voluntarios que ya habían trabajado en la zona antes que nosotros y que nos han ayudado mucho en los últimos dos años. La primera promoción de becas para chicos de secundaria empezará el año que viene y se sostiene con cuarenta patrocinadores particulares, pero hay que seguir creciendo porque al año siguiente entra una nueva promoción. El principal problema que tenemos es la falta de profesionalización: todos tenemos nuestros trabajos y hacemos las cosas a base de mucho esfuerzo y, por qué no decirlo, con un cierto “caos controlado”. Pero al final todo lo que nos proponemos sale adelante. Y, sobre todo, de un modo 100% eficiente: hasta el último céntimo que sale de nuestros patrocinadores acaba en Bwindi.

6. ¿A qué cantidad de población ayudáis con vuestras acciones?

Depende del proyecto que estemos considerando. Como he comentado antes, en el caso de las becas escolares, veinticinco chicos comenzarán sus estudios en institutos de la región en enero. Little Silverback les patrocina tanto los gastos escolares como la manutención, dado que en todos los casos se trata de centros escolares muy alejados de Nkuringo. Por otro lado, el futuro colegio dará servicio a unos ciento veinte niños de la segunda etapa de educación primaria. Es un proyecto a más largo plazo aunque absolutamente necesario. Otras actuaciones como el abastecimiento de agua son más difíciles de evaluar, pero está claro que ha tenido mucho éxito en la comunidad.

7. ¿Qué dificultades os encontráis en el día a día para llevar a cabo vuestra actividad?

Dificultades… todas. Ninguno vivimos en Uganda y las comunicaciones son un desastre. En muchos casos transcurren varios días entre correos o llamadas, lo cual es desesperante, nos baja mucho la moral. Por otro lado, la meteorología no ayuda mucho, sobre todo teniendo en cuenta que las “carreteras” y los caminos no cumplen unas condiciones mínimas. Podemos estar tres o cuatro meses parados simplemente porque no hay manera de transportar los materiales de construcción hasta la parcela del colegio. Si a todo ello le unes que los ritmos de vida allí son bastante más lentos de lo que estamos acostumbrados, resulta que todo va mucho más despacio de lo que nos gustaría. Eso sí, hay que reconocer que, cuando cuentan con los medios adecuados y se ponen manos a la obra, son unos fenómenos.

8. Y por el contrario, ¿qué os da fuerzas para continuar trabajando en el proyecto?

Te puedes imaginar que lo que más nos anima es ir allí y ver los avances en persona. Solemos viajar cada tres-cuatro meses para llevar material escolar, ropa, supervisar los trabajos… y volvemos con las pilas cargadas. Ver las caras de los chicos, que sienten que tienen una oportunidad si estudian a conciencia, no tiene precio. Es alucinante la motivación y el esfuerzo que le dedican a su formación, en las condiciones en las que viven y trabajan, tanto ellos como sus profesores. Simplemente, no podemos fallar.

Concierto 9Dic v2

9. Para el próximo 9 de diciembre se ha organizado un concierto solidario a favor de vuestra ONG y de Microbibliotecas. ¿Qué dirías a la gente para que se animara a colaborar en este evento?

Creo que este tipo de proyectos solo necesitan información y promoción como la que llevan a cabo en Conciertos Solidarios. Da la sensación de que la gente está cansada de perder energías en disputas que no llevan a ninguna parte y es bastante más receptiva con proyectos que mejoran objetivamente la vida de las personas. Lo único que se pide, y esto lo hemos notado en los tres años de vida de Little Silverback, es “tocar” a los responsables de los proyectos. En general hay una crisis de confianza con muchas organizaciones de este tipo pero si te conocen y te han visto trabajar todo es mucho más sencillo.

10. Para acabar, ¿qué os motivo a colaborar con Conciertos Solidarios?

Ya habíamos oído hablar de la ONG y, la verdad, cuando una buena amiga común nos planteó la propuesta, nos hizo mucha ilusión. Esperamos que todo salga fenomenal el 9 de diciembre y aprovechamos para agradecer el esfuerzo al equipo de Conciertos Solidarios y, por supuesto, a Fran, Marta, Ara, Txetu y Carlos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CONSIGUE YA TU ENTRADA ANTICIPADA:


Leave a Reply