Entrevista a la Asociación Generando Igualdad

  • 0
generando-igualdad

Entrevista a la Asociación Generando Igualdad

generando igualdad

“Las mujeres siempre hemos estado, y seguimos, en desventaja respecto a los hombres en  todas las esferas”. La Asociación Generando Igualdad nos invita a reflexionar sobre la violencia de género, además de compartir su gran labor; la lucha por la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Hace más de 16 años se fundó Generando igualdad en medio de una lucha constante por la igualdad de género y la erradicación de la violencia de género. ¿En qué momento decidisteis crear esta iniciativa tan necesaria en todos los aspectos cotidianos?

En el año 2000, año en que se funda la Asociación, existía un gran desconocimiento por parte las víctimas de los recursos existentes. Asimismo, la atención especializada, tanto a nivel jurídico como psicológico, era también escaso lo que llevó a un grupo de abogadas a fundar la Asociación y así empezar a ayudar a las víctimas de la violencia de género y a visibilizar esta lacra.

A pesar de que se ha avanzado a pasos agigantados en este tema, aún queda mucho camino por recorrer, pero quizá, por diversos motivos ahora cada vez son más las mujeres que se pasan al otro lado de la balanza, y son ellas las que denigran al género masculino. ¿Consideráis que en algún momento se va a poder establecer un equilibrio total entre ambos sexos?

El equilibrio total se conseguirá cuando pasemos de una igualdad formal ante la ley (cosa que no ocurre a nivel mundial, pues hay muchos países que mantienen una legislación discriminatoria) a una igualdad efectiva, real, que podamos expresar en las distintas áreas de la vida cotidiana.

Las mujeres siempre hemos estado, y seguimos, en desventaja respecto a los hombres en  todas las esferas. A pesar de la incorporación de la mujer al mercado laboral, seguimos estando discriminadas, obteniendo salarios inferiores y con un techo de cristal que nos dificulta la ocupación de puestos de poder. Además, los hombres no se han incorporado en la misma medida a las tareas domésticas y de cuidado, con lo que la injusta y desigual división sexual del trabajo, sigue vigente. Al igual que la violencia machista en todas sus manifestaciones, no sólo contra la pareja, sino todo el engranaje que mantiene la violencia simbólica y estructural que intimida, limita y daña a las mujeres.

Lo primero para eliminar esta desventaja es visibilizarla y reconocer su existencia, pues sólo desde ahí podremos ir suprimiendo las barreras que mantienen esa desigualdad. Para ello, hay que seguir mejorando la legislación, y transformando el pensamiento social, generando cambios que sean sostenibles y que equilibren las relaciones de poder entre mujeres y hombres.

Según el último informe de la ONU, The World Women Report, tardaremos 200 años, si seguimos así,  en alcanzar la Igualdad. Queda mucho trabajo por delante para conseguir desnaturalizar la violencia y la discriminación para construir un mundo más justo y seguro para las mujeres.

Dentro de vuestros servicios, ofrecéis formación y sensibilización, asesoramiento jurídico, asistencia psicológica y orientación e intervención laboral. ¿En estos últimos años ha aumentado el número de personas y entidades que acuden a vosotros?

Hemos notado una mayor demanda por parte de los recursos asistenciales públicos y de espacios de encuentro para las víctimas. Nos demandan terapias grupales, actividades de ocio, talleres…. En general, actividades dirigidas a víctimas de la violencia de género que les permitan conocer a otras mujeres que han pasado por procesos similares y que han perdido su red social.

Hablando genéricamente del maltrato, ¿cuál es el principal motivo de que, en muchos casos después de llegar a cometer tales crímenes, los agresores acaban por suicidarse?

El maltratador considera a su pareja un objeto de su propiedad con el que puede hacer lo que desee, además de que su vida gira alrededor de la dominación. La mayoría de los ataques se producen una vez que la mujer anuncia que quiere separarse o cuando el hombre percibe una independencia (económica, porque cree que hay una tercera persona, o incluso cuando ha rehecho su vida). Una vez que ella es asesinada, él pierde el sentido de su existencia cuando termina esa relación de dominio. La mujer siempre ha estado en una posición de subordinación, y el hombre no puede aceptar que ya no tiene el control.

Hay otra  teoría, si bien es menos respaldada, que dice que el agresor una vez cometido el acto, no puede aceptar el estigma social que le va a recaer debido a la condena de la violencia de género por parte de la sociedad.

Siempre se habló mucho más del maltrato tanto psicológico como físico de los hombres hacia las mujeres, pero ¿por qué no se habla tanto en el caso contrario? ¿Cuáles son los motivos?

Entre los diferentes motivos por los que casi no se hablan de estos casos de violencia podemos enumerar varias razones. Todos ellos hacen que el número de casos en los que se llega a interponer denuncia sea menor con respecto a los casos de violencia hacia las mujeres. En cuanto a los motivos podemos señalar:

  1. Falta de apoyos jurídicos. Las leyes en materia de protección a hombres maltratados son prácticamente escasas.
  2. Falta de recursos para el hombre maltratado. No existe un servicio, ni un teléfono de emergencia como en el caso de las mujeres. En el 016 (número de teléfono de atención a la mujer maltratada no se atienden las llamadas recibidas por hombres maltratados).
  3. Problemas de credibilidad. Falta de apoyo familiar y conciencia social tanto por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad que tendrán que recogerle la denuncia hasta su entorno más cercano pasando por todos los agentes que están o pueden estar implicados en el proceso.
  4. Miedo al ridículo, vergüenza al reconocerse víctima de una sociedad donde el hombre “debe de ser fuerte”.
  5. Mostrarse débil o sometido, puede generar sentimientos de humillación.
  6. Creencias entorno al maltrato, creen que se lo merecen.

STOP

Hace muchos años las ayudas que existen a la mujer maltratada eran casi impensables. En la sociedad en la que vivimos hoy en día, ¿os han llegado personas mayores pidiendo ayuda?

Claro que sí. Recordad que  no hay un perfil único y cualquiera puede ser víctima de malos tratos, eso incluye personas mayores. Les ha costado mucho dar el paso de pedir ayuda y contar sus intimidades,  ya que lo que ahora es una lacra, antes eran asuntos privados dentro de un matrimonio y se les había inculcado la premisa generacional de aguantar hasta llegar a “normalizar” su situación. Ahora gracias a la tolerancia cero a los maltratadores, campañas de sensibilización, se han reconocido como víctimas de violencia de género. El problema es que generalmente estas mujeres de edad avanzada, por lo general no han cotizado por lo que no tienen ninguna independencia económica ni se pueden incorporar al mercado laboral. Tampoco quieren ser una carga para sus hijos. Ante esta situación tan desalentadora muchas deciden seguir aguantando y callar.

Realmente las nuevas generaciones son las que nos pueden llegar a salvar de esta situación a través de un proceso de concienciación. ¿Qué les diríais a los jóvenes acerca de este tema?

Ellos tienen acceso a mucha información, de todo tipo, que pueden condicionar su manera de entender el amor y las relaciones. Sería muy positivo ayudarles a cultivar un pensamiento crítico para poder valorar toda esa información y poder transmitirles que la pareja es un apoyo con quien formar un equipo, alguien que saca lo mejor de ti, con quien superar los malos momentos con respeto e ilusión. Esto contrasta con determinadas creencias que todavía siguen vigentes: “si no es celoso no te quiere”, “ellos son infieles por naturaleza”, “ellas unas interesadas”… En definitiva, les animaríamos a que viesen con ojos críticos los programas, las canciones, las películas, las conversaciones que fomentan estas ideas perpetuando las diferencias de género y alimentado la violencia. De esta manera, podrán establecer patrones de relación basados en la libertad y en el respeto en vez de en el control y en el desprecio.

Esta pregunta va dirigida, sobre todo, a los jóvenes de hoy en día que son capaces de hacer  casi todo por “amor”… ¿Qué indicios se podrían detectar para llegar a esos extremos de abuso hacia la pareja?

Algunos indicios que pueden hacer saltar las alarmas podrían ser:

Controlar donde está, con quién queda, tener las claves de sus redes sociales para poder ver su actividad, pedirle disponibilidad absoluta, restringir sus salidas y su red social, manifestar opiniones negativas sobre su vestuario con el objetivo de que se ponga lo que él considera que tiene que llevar…

Desgraciadamente estos indicios no se dan de una forma manifiesta y fácilmente detectable, sino que son muy sutiles, se dan de una forma insidiosa y se maquillan con los mitos del amor romántico que tanto influyen en los jóvenes.

Todas las chicas que se hayan sentido identificadas con los indicios arriba mencionados, sienten que si le llevan la contraria a su chico, éste puede tener reacciones que les pueden generar miedo y no se sienten libres de poder tomar decisiones, que salgan de esa relación, ya que eso puede ser la antesala a una relación de violencia de género.

Muchas de las personas que están pasado por ello no se atreven a denunciar, sobre todo, porque tienen hijos y el agresor les amenaza con quitarselos. Si alguna de estas personas nos estuviesen leyendo, ¿qué les diríais?

Lo primero que debemos decirles es que si bien es necesario que la situación de maltrato debe denunciarse y ponerse en conocimiento de las autoridades competentes con el fin de que se puedan adoptar las medidas necesarias, también lo es que este camino no es tan fácil como puede parecer a la luz de las campañas que aparecen en los medios de comunicación; por ello, es necesario que siempre que sea posible cuenten con la ayuda psicológica necesaria para poder hacer frente al mismo y a todos los sentimientos de culpabilidad que el mismo despierta.

En relación con los menores, a la luz de las últimas reformas legislativas los mismos son considerados víctimas directas de la situación de violencia que padece la madre, de manera que se pueden adoptar medidas de privación de patria potestad y restricción del régimen de visitas respecto del padre. No obstante, indicar que se trata de una reforma relativamente reciente, y los Juzgados siempre han sido reacios a privar al progenitor no custodio de las visitas del menor y de la patria potestad.

A la luz de lo que decimos puede parecer que seamos reacios a la denuncia, y nada más lejos de la realidad. Sin embargo, es importante informar que el iter procesal no es fácil, dado que hay probar los hechos y el maltrato psicológico entraña una alta dificultad, y en muchas ocasiones más largo de lo que se quisiera. Por ello, tan importante como la asistencia jurídica es la asistencia psicológica.

¿Qué sabéis de la Asociación Conciertos Solidarios?

Conciertos Solidarios es una Asociación Sin Ánimo de Lucro cuyo objetivo es ayudar a conseguir financiación a ONG, fundaciones, asociaciones o particulares, a fin de que destinen dichos fondos a la realización de alguna causa solidaria y benéfica. Para recaudar dichos fondos, organizan eventos culturales de todo tipo. Reconocida por su gran labor, ha recibido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Especial del Jurado en la convocatoria de los Premios Jóvenes Emprendedores Sociales de la Universidad Europea.

Teléfono contra el maltrato:016

 


Leave a Reply